jueves, 24 de diciembre de 2009

La decisión de Guajosophe


En el centro del Gallinero.

GUAJILLO:

Bueno, don Pavón, ya llegó el camión. Ahí nos estamos viendo, yo ya me voy derechito al horno crematorio.

DON PAVÓN:

Guajillo, eres un guajolote valiente y estoy muy orgulloso de ti.

GUAJILLO:

Sepa que usted es un guajolote de los buenos, don Pavón. Un padre para todos. Y que me llevo un gran recuerdo de usted.

DON PAVÓN:

Lo mismo digo, Guajillo.

GUAJILLO:

Mañana en la noche, cuando esté servido en un platón muy elegante, yo ya no voy a estar pensando, pero igual me voy a acordar de usted, don Pavón. ¿Qué es lo que pasa allá?

DON PAVÓN:

Pues qué va a pasar, es Lupita, Guajillo. Llegó el momento de separarla de sus críos.

GUAJILLO:

Que dramático, don Pavón.

DON PAVÓN:

Así es, así es. Tratemos de ayudar a tranquilizarla.

Junto al camión del súper.

GUAJALUPITA:

No, no, por favor. No me separen de ellos. Son muy pequeños y necesitan a su madre. No me jale el ala, desdichado, suélteme.

DON PAVÓN:

Ánimo, Lupita, yo cuidaré a tus pollitos.

GUAJALUPITA:

Don Pavón, don Pavón, no deje que me lleven, don Pavón. Quiero a mis hijos, los amo, no deje que me lleven.

DON PAVÓN:

Nada puede hacerse, hija mía, sé valiente y confía en que cuidaremos a tus hijitos.

GUAJALUPITA:

Nadie los podrá cuidar como yo, don Pavón; nadie puede querer como una madre.

DON PAVÓN:

Eso lo sabemos, Lupita. Pero igual los cuidaremos bien.

GUAJALUPITA:

Yo los amo con todo mi corazón; ellos me necesitan. No me lleven, no me lleven…

DON PAVÓN:

Vete en paz, Lupita, vete sin miedo, hija.

GUAJALUPITA:

Cuídelos, don Pavón. Cuide que los grandes dejen tortilla remojada a los pequeños, que no peleen. Quiéralos, quiéralos mucho, don Pavón.

DON PAVÓN:

Lo haré, lo haré, preciosa, que te vaya bien. Te adornarán muy bonito para la noche de Navidad, siéntete orgullosa, sé valiente.

GUAJILLO:

Bueno, pues ahora sí, este arroz ya se coció. No se mueva de aquí, mi viejito, ni haga nada sospechoso. Nomás fíjese lo que voy a hacer.

DON PAVÓN:

Guajillo, eres un guajolote responsable y sensato ¿qué pretendes?

GUAJILLO:

Pues voy a probar a ver si son tan buenos estos humanos. ¡Ey, tú, alcánzame si puedes, güey!

DON PAVÓN:

¡Guajillo, no…!

(Por fin, el final de tu blogonovela. Se supone…)



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada