sábado, 21 de febrero de 2009

X


Este día de 1965 es asesinado por fuerzas oscuras de su propia lucha el líder negro musulmán, Malcolm X, quien se atrevió a pensar por sí mismo en un momento clave de la lucha por los derechos civiles en los Estados Unidos. Si hay un buen ejemplo de la reivindicación del ser humano, es el de Malcolm X, joven delincuente del Chicago profundo que encontró en prisión, no un oficio criminal ni las artes del fraude o el deterioro social, sino, a través de Mahoma, las razones históricas que justificaban la liberación de su pueblo; la defensa de los derechos humanos más allá del color de la piel, del estrato social y las aspiraciones individuales.

No me atrevo a especular sobre lo que pensaría Malcolm X sobre el presidente Obama, pues tendría 83 años y probablemente sería un reverendo sabio e intransigente. Es más, si no hubiera sido asesinado tal vez el propio Obama no sería hoy presidente. Quizás… ¡pero qué inútil ejercicio de imaginación!



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada