domingo, 19 de abril de 2009

Ecuanimidad


Hoy he amanecido relajado. El futuro no es mejor que el de ayer pero tampoco me puedo estar quejando. Hay algo positivo en la grisura. Veo estabilidad y cierto grado de concentración. Aunque algo de mi visión se desvía en sus propósitos perentorios para el día de hoy, no creo que me llegue a incomodar y que me haga perder la perspectiva, la mejor disposición de la mayor parte de mi rostro. Hay ecuanimidad y, por lo tanto, crecimiento. Si eso perdurara un tiempo razonable lograría focalizar mis propósitos y emparejar mi ojo derecho, para acabar de cuadrar esa visión. Entonces será genial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada