domingo, 12 de abril de 2009

Retorcimiento





Definitivamente no me hables hoy. Estoy enfurruñado. Amanecí con cara de fuchi y los ojos perfectamente retorcidos, evidencia de un mal sueño. No pienso llegar a nada el día de hoy, salvo esperar el momento en que la cosa se apacigüe y presentar un mejor semblante a la vida. No me hables. ¡Espérame! Deja que pase esta pequeña crisis y volveré a sonreír.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada