viernes, 15 de octubre de 2010

Lecho de rosas


Un 15 de octubre de 1521, el emperador Cuauhtémoc y Tletlepanquétzal, señor de Tlacotalpan, son atormentados por los conquistadores españoles para que confiesen dónde se encuentra el tesoro azteca.

Julián de Alderete aplica aceite hirviendo a los pies de ambos, tormento que Cuauhtémoc soporta estoicamente y, ante los apremios de su compañero, le expresa aquella famosa frase:

“¿Acaso crees que yo estoy en un lecho de rosas?”, que todos los mexicanos esgrimimos contra la ingratitud.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada