jueves, 7 de octubre de 2010

Valor y congruencia


El 7 de octubre de 1913 es asesinado el médico chiapaneco Belisario Domínguez por atreverse a pronunciar como senador de su estado un temerario discurso donde denunciaba la traición de Victoriano Huerta al presidente Madero, que entre otras cosas decía:

“Se pretende engañar a la nación mexicana, a esa patria que confiando en vuestra honradez y vuestro valor, ha puesto en vuestras manos sus más caros intereses. (…) El pueblo mexicano no puede resignarse a tener por Presidente de la República a don Victoriano Huerta, al soldado que se apoderó del poder por medio de la traición y cuyo primer acto al subir a la presidencia fue asesinar cobardemente al presidente y vicepresidente legalmente ungidos por el voto popular. (…) La patria espera que la honraréis ante el mundo, evitándole la vergüenza de tener por primer mandatario a un traidor y asesino”.

La indignación por la crueldad del crimen, pues le fue amputada la lengua como trofeo para el dictador, fue tal que Huerta, acorralado por lo que quedaba de dignidad en la política mexicana, se ve precisado a disolver el Congreso y a encarcelar a una centena de sus miembros.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada