jueves, 14 de abril de 2011

Corazón de cristal



El 14 de abril de 1865 una bala atraviesa la cabeza de Abraham Lincoln mientras veía una obra de teatro, muriendo la mañana del día siguiente. Las motivaciones que tuvo John Wilkes Booth para irrumpir en su palco y dispararle no son claras, se habla de que era un pro-esclavista, un amante despechado, un actor sin papel.

Abraham Lincoln se opuso a la expansión del esclavismo desde su campaña para la presidencia en 1860, lucha que le cuesta a su país la onerosa Guerra de Secesión entre el Norte y el Sur, misma que gana. En 1863 dicta la Proclamación de Emancipación y dos años después la Decimotercera Enmienda a la Constitución que le dio rango constitucional. Pasó un siglo para que la discriminación contra los negros disminuyera verdaderamente en los Estados Unidos, pero Lincoln tiene el mérito de haberlo establecido.

Un rasgo poco conocido de Abraham Lincoln fue su bisexualidad, ampliamente comentada por la mayoría de sus biógrafos empezando por Carl Sandburg en el lejano 1926, aunque hay otros que la niegan obstinadamente. En tiempos de WikiLeaks se exigen evidencias concretas, por lo que los buscadores de los bajos fondos obtuvieron información contundente que dejan poco margen a la duda. Tuvo siete relaciones afectivas, la mayoría de años de duración. Tres fueron con mujeres, su esposa entre ellas, y cuatro con hombres. A saber: Billy Greene, su maestro de gramática; Joshua Fry Speed, con quien compartió el lecho cuatro años; el joven Elmer Ellsworth cuando Lincoln ya era presidente y David Derickson, capitán de la guardia presidencial.*

No tengo empacho en afirmar que este rasgo de Lincoln me simpatiza y me ayuda a comprender su mirada triste y su famosa melancolía. Leí hace muchos años la biografía Lincoln del incomparable Gore Vidal, por cierto célebre homosexual, pero no recuerdo que se haya metido en ese tema, fino como es.

Como sea, un rasgo de liberalidad singular en un presidente del siglo XIX, que también explica –abuso de libertinaje conclusivo de mi parte-, tal vez, sus convicciones contra el esclavismo que se adelantaron cien años para que pudieran hacerse realidad. O no sé, es extraño que el avanzado movimiento gay de los Estados Unidos no lo haya usado como bandera de su lucha. ¿Será que son menos liberales de lo que pensamos?

* http://es.wikipedia.org/wiki/Abraham_Lincoln#Controversia_sobre_su_sexualidad

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada