viernes, 25 de noviembre de 2016

La fundación de Puebla

Existe una gran tentación en Puebla por descubrir qué es lo que había aquí antes de ser la ciudad de los ángeles. Es decir, existían dos grandes ciudades al norte y al sur: Tlaxcala y Cholula, pero en este territorio, que sabemos que se llamaba Cuetlaxcoapan, al parecer un hermoso valle cruzado por varios ríos y con una decena de pequeñas lagunas, había probablemente chozas y algunos habitantes, como lo demuestra el entierro humano de 3 mil años de antigüedad que apareció bajo los escombros de la Casa del Mendrugo. Marisa Rodríguez Avitia me contó su versión.

La leyenda de la fundación de Puebla la he escuchado muchas veces a lo largo de mi vida, es la historia de Fray Julián Garcés, primer Obispo de Puebla, el monje franciscano que estuvo a cargo de la elección y planeación de la noble y real ciudad de Puebla, un lugar que nace siendo ciudad por mandato de la reina, o sea que nunca fue villa, pueblo ni nada, sino ciudad.
La leyenda cuenta que Fray Julián, un día antes de la fiesta del Arcángel Miguel,  estaba rezando para que dios lo iluminara para un sitio adecuado para fundar esa ciudad que la reina en persona le había encomendado, un sitio que sería paso obligado para los viajeros que llegaban de España y que debían ir a la ciudad de México desde el puerto de Veracruz. Entonces el fraile rezaba después de largos días de búsqueda, por lo que estaba muy cansado y se quedó dormido, profundamente dormido. Mientras dormía, soñó con un hermoso jardín cruzado por varios y cristalinos ríos, circundado por enormes bosques abundantes de aves y mamíferos. Extasiado por tanta belleza, Fray Julián sabía que su sueño era un mensaje de dios, y tan fue así, que vio cómo descendían del cielo un grupo de ángeles y arcángeles que se acercaron a él y, dibujando en la tierra con mucha claridad como si fuera un papel, le explicaron de qué forma debía trazarse y edificarse la Puebla de los Ángeles, la ciudad que ordenaba su majestad.

Fray Julián despertó muy emocionado y mandó llamar a sus frailes acompañantes a quienes les contó su sueño. Con todo detalle, los frailes arquitectos tomaron nota e hicieron los planos de lo que sería el centro de esa ciudad, y se pusieron a buscar un sitio encabezados, claro, por Fray Julián.

Con solo pisar el territorio de Cuetlaxcoapan Fray Julián Garcés se dio cuenta que habían dado con el lugar. “Este es”, afirmó, y se pusieron a trabajar.


Un mito alternativo a esta leyenda es que los ángeles bajaron y construyeron la ciudad, pero esas son exageraciones. Lo del sueño, al parecer, fue real. Y además es verosímil. La construcción de Puebla llevó cientos de años y vinieron indígenas y españoles de todas partes a colaborar en ello; trajeron panaderos de Iztapalapa, artesanos de la construcción de Tlaxcala; vidrieros de tal parte, herreros de tal otra, dulceros, alfareros. Así se fueron conformando los barrios antiguos de la ciudad, que todavía perviven. Ahí se fueron acomodando los gremios de artesanos y trabajadores que fueron quienes construyeron la ciudad, piedra por piedra. Así es como me gusta contar la leyenda de la fundación de Puebla. (Marisa Rodríguez Avitia, Foto tomada del blog Historia Regional de Mayra Salgado Benitez)

No hay comentarios:

Publicar un comentario