viernes, 1 de junio de 2018

El jugo de la vida



Me llamó mi hermana de Chihuahua envuelta en un llanto que la hacía ininteligible, algo había pasado, alguien estaba muy grave, pero en los estertores del dolor no se entendía muy bien quién. Yo pensé en Aída –vida mía de mi corazón– que vegetaba solitaria en su alzheimer. Logré entresacar de entre las lágrimas que Alejandro, el menor de los cinco hermanos, padecía leucemia, que estaba muy avanzada e incluso mostraba una cifra desconcertante: en lugar de un conteo normal de 5 mil unidades de glóbulos blancos Ale alcanzaba los 70 mil. ¡En la madre!, pensé yo. Entré en un súbito embudo de existencialismo. Parecía una broma. Alejandro, que estaba tan cachetón y rozagante –lo vi en junio–, ahora aparecía postrado ante la muerte.

Entre muchas imágenes que evocaba en mi mente confundida había una escena recurrente, a propósito de una reciente charla sobre trasplante de médula. Yo estaba en una sala de operaciones con una aguja clavada en la espina dorsal, donándole a ese sinvergüenza una buena parte de mi médula espinal. Había otras escenas relacionadas sobre mi rehabilitación postrado en una cama de la casa.

Cada quien vive las noticias dependiendo de la cercanía con el objeto noticioso. Cuando te toca la noticia en la primera línea, el grado de involucramiento es inmediato y esencial. Nomás de pensar en mi hermano sometido a las sesiones de quimioterapia me hacía palidecer, ser testigo de un adelgazamiento voraz que dejaría a Ale en los huesos en un dos por tres. Luego el funeral. No creo que sea morboso pensar en esas cosas cuando fallece un familiar tan cercano como un hermano. Uno, aun transido de dolor puede pensar en cosas prácticas, realistas. Norma, mi comadre, pensaba en cómo acomodar los féretros cuando le avisaron, en pleno velorio de su cuñado Bilo, que su esposo había muerto atropellado camino a la funeraria. Alguien se comedió y la llevó hasta el sitio del percance. Imaginaba cómo acomodar el féretro de Humberto junto al de Bilo. Imaginaba la mirada extraviada que tendría el cadáver de su marido, cómo lo recogería y lo trasladaría a la casa, cómo lo lavaría, qué traje sería el apropiado. Lo primero que vio en la escena del accidente fue a Humberto de pie y, aunque bastante estropeado, vivo.

Luz tomaba sus últimas clases de manejo bajo mi tutoría y la mala noticia no impidió que saliéramos a la práctica del día. Yo iba como hipnotizado, pensando obsesionado en Alejandro, en todas esas cosas que ocurrirían a partir de esa infausta tarde.

A las seis intenté comunicarme con todos mis hermanos, todos sus teléfonos estaban ocupados. En un intervalo sonó el teléfono. Era Belina, súbitamente alegre. ¿Qué crees?, me dice, todo fue un malentendido y el resultado del análisis fue interpretado con las patas por aun aprendiz de laboratorista. Eso era todo, estaba muy contenta. Alejandro está rozagante como lo manifiesta su corpulencia, y si había bajado algunos kilos era porque él decidió adelgazar por puro gusto.

Pues qué gusto.

Me senté tembloroso a escribir este relato cavilando sobre la vida, de cómo la estupidez humana es capaz de someternos a intensos debates internos sobre la existencia. Estoy feliz porque todo fue un mal entendido y Alejandro está bien. La vida sigue y tengo que terminar unos guiones y asistir a dar clase. Tengo que hacer esto y aquello. La conmoción de la noticia se disipó con el ímpetu con el que había llegado. Fue como un tornado de emociones, lo mismo terapia que advertencia, broma también. Cuando lo vi la siguiente vez le hice una broma macabra sobre el supuesto cáncer, no le cayó en gracia.

La principal víctima en el termómetro de la emoción era el protagonista, el pobre de Alejandro, que estaba azul de pánico cuando vio al toro frente a sus ojos; luego Belina, que es un poco su madre, y luego los hermanos que también vivimos esas dos horas con lóbrega intensidad. En un momento me pregunté cuánto tiempo pasaría para que lograra asimilar esa pérdida. Andrea y Axel, sus hijos adolescentes, se me aparecían entre las ramas de los ficus de afuera de la casa. Todo era una broma, me senté a ver a Venus Williams en el US Open.

Al día siguiente hablé con el vigoroso hermano menor. Nunca se rio, el evento había sido una gran experiencia sobre la fragilidad y sobre el amor. La revisión que obligadamente hizo de su vida, durante cuatro horas de horror, tenía que ser valorada positivamente, puesto que lloraba por sus hijos, por el dolor de sus familiares más cercanos (y por chillón, claro). La experiencia nos ha servido a todos para nuestras propias valoraciones filiales, para considerar nuestra lejanía geográfica y afectiva, para confirmar nuestros lazos afectivos, nuestro cariño verdadero, nuestra fragilidad humana.

En fin, yo, que por el momento estaba afuera de la caja del muerto, tenía muchas cosas que sacarle al asunto, mucho jugo que extraerle.



Foto del autor
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario