lunes, 30 de noviembre de 2009

Idolastros


En 1911, nace en la ciudad de Guanajuato un charro que no quería ser charro y a quien no le quedó otra que ser charro. Jorge Negrete, un personaje de la clase media que aspiraba a ser un cantante de ópera. Pero la vida es así... y tienes que comprenderla. Jorge terminó siendo uno de los más grandes ídolos de la canción ranchera mexicana, más allá de sus cinco idiomas, de sus famosas áreas de Verdi y Donnizetti, de su bigotito de catrín citadino. Para fortuna de todos, la vida lo convirtió en “charrito”, así, despectivamente, como el propio Jorge se refirió a lo que nunca en la vida iba a ser. Nunca decir “de esta agua no beberé”. Más allá del destino y sus vagancias, salvo tu mejor opinión, Jorge Negrete es el más completo, fino y consistente cantante mexicano del siglo 20. ¿Será?






Seguramente ronquito fue el llanto de una bebé nacida también un día como hoy. Le pusieron por nombre Lucha, y si hubiera habido un chamán seguramente habría pronosticado un futuro promisorio para la pequeña, pero en Camargo, Chihuahua, no había chamán y ella creció en ese polvoriento pueblo hasta que se hizo una muchachota grande y bonita, que con el tiempo y mucho trabajo tuvo éxito en el cine y la canción popular.
Tras cuarenta años de actividad artística la voz y la presencia de Lucha Villa en el folclor nacional se hizo indisociable. Es la guapa y ronca Lucha, actriz destacada y cantante de poca pero arrulladora voz, que hoy festeja su cumpleaños.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada