sábado, 12 de diciembre de 2009

Fe


Entre las muchas fiestas memorables de los mexicanos, la que hoy se festeja es sin duda la más entrañable y antigua. También es la más mexicana, pues está documentado que su celebración se remonta a siglos anteriores a la llegada de los españoles.

De acuerdo a la tradición, la Virgen María ha tenido a bien aparecerse en diversos sitios del planeta, con diferente indumentaria y motivos diversos. El indio Juan Diego, ahora santo, la miró tres veces en la primera mitad del siglo XVI en el cerro del Tepeyac. Desde entonces, el fervor del pueblo mexicano se ha encargado de construir un edificio de fe inquebrantable, que año con año se manifiesta en multitudinarias muestras de devoción, de sumisión y esperanza.

De acuerdo a algunas crónicas, el 12 de diciembre es una de las tres fechas posibles para la fundación de México Tenochtitlan, capital del reino mexica.

Este día de 1794, el teólogo liberal Fray Servando Teresa de Mier pronuncia su famoso sermón guadalupano en la Basílica de México, en donde manifiesta el fervor de los naturales por la virgen, mucho antes de la llegada de los españoles. Su osadía le valió diez años de destierro en España.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada