viernes, 26 de febrero de 2010

África mía


En 1885, en un elegante salón de Berlín, las potencias europeas se reparten el continente africano que desde ese momento explotan intensivamente en todos sus recursos naturales, incluido el humano, en un triste y prolongado periodo colonial que termina bastante avanzado el siglo XX y que arrasó culturas e identidades y permitió que pequeños países, como Bélgica, tuviera posesiones diez veces mayores que su propio territorio, como lo fue el Congo Belga.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada