lunes, 15 de febrero de 2010

Mujeres


El 15 de febrero se celebra el Día Cívico de la Mujer Mexicana, título oficial de esta conmemoración que debe ser asumida por todos, ahora que el civismo ha pasado a ser materia de reencuentro en la nueva educación mexicana. Y cuando tanta falta nos hace.

El Día Cívico de la Mujer Mexicana es también un recordatorio a los hombres de que la mujer es hoy vital para el desarrollo de lo que somos. Encontramos mamás mucho más comprometidas con la educación de sus hijos, con la alimentación de su familia, con el trabajo. Vemos con esperanza cómo las mujeres de las colonias están más atentas a lo que ocurre afuera de sus casas, la salud del árbol banquetero, la contaminación de la innombrable montonera de basura que se acumula día con día. Nuestra basura.

Día Cívico de la Mujer que equivale a decir Día Cívico del conjunto de los mexicanos, a quienes tanta falta nos hace el civismo para resolver pacíficamente lo político; civismo para comportarnos gentilmente sobre nuestros vehículos, civismo para comprender que la ciudad es de todos, que la basura la producimos todos; civismo en el comercio, en la industria, en el turismo, en la aplicación de la justicia. Reconocer que la primera palabra –y la última- en materia social, está inscrita en la Constitución Mexicana, por lo que necesitamos civismo para respetar nuestra constitución, para exigir a los gobiernos la aplicación de las leyes; para cuidar su letra, su sintaxis, su interpretación.

Este Día Cívico de la Mujer... pertenece a todos, incluidos los incómodos personajes que dirigen secretarías de estado, que ven los cambios en la mujer como “pérdidas” masculinas y el liderazgo de ellas como “la última... batalla”.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada