martes, 30 de marzo de 2010

Video tape


En un mes de históricos atentados, el de marzo, se agrega a la lista el día de hoy el sufrido por el presidente de los Estados Unidos Ronald Reagan, saliendo de un hotel, en 1991.

Como en el caso de Colosio y la imagen hipnótica de una pistola saliendo de la multitud para dispararle en la cabeza, acá vemos indeleble la imagen televisiva del anciano actor gesticulando de dolor por la bala que penetraba su costado; sus guaruras empujándolo hacia el interior del vehículo; su secretario cayendo sin sentido sobre la banqueta.

Si Reagan hubiera muerto el vicepresidente Bush habría asumido la presidencia sin provocar una crisis de Estado; el asesinato de Colosio, en cambio, cimbró al sistema priísta desde sus raíces e inició su lenta pero inexorable descomposición.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada