viernes, 16 de abril de 2010

Después de la batalla


La mañana de hoy de 1915 en la pequeña plaza de toros de Celaya se escucha un creciente rumor. Varios cientos de prisioneros villistas se enteran de que el coronel Maximiliano Kloss ha recibido la orden de fusilar este mismo día a todos los jefes y oficiales apresados. Sólo se salvarán los rasos.

Ahora que ganó el general Obregón al casi invencible Francisco Villa, don Venustiano Carranza inicia sus gestiones para que Estados Unidos reconozca su presidencia.

Mientras tanto, Villa llega a Aguascalientes a reunirse con Felipe Ángeles, a quien con gran dolor le narra lo sucedido.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada