domingo, 4 de abril de 2010

Libros prohibidos


En 1531, por cédula real, Carlos V (en imagen) prohíbe traer a la Nueva España libros de historia y cosas profanas que afecten la buena conciencia de los naturales o contra la religión y la virtud. Para sorpresa de todos, La Lagunilla ya existía y ahí se conseguían toda clase de falluca colonial.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada