lunes, 8 de noviembre de 2010

Donas y te vas


Uno de los gobernantes más breves que ha tenido México, en su versión de la Nueva España, ocurrió en 1673, cuando toma el poder un nuevo virrey. Ocurrió el 8 de noviembre de ese lejano año y el efímero virrey llevó por nombre Pedro Nuño Colón de Portugal y Castro, duque de Veragua, Marqués de Jamaica y Grande de España, descendiente por línea directa del almirante Cristóbal Colón, y por ello séptimo Almirante de Indias. También fue caballero de la Insigne Orden del Toisón de Oro, pero su virreinato duró menos que lo que se tardaron los cortesanos pronunciar su largo nombre y títulos correspondientes, pues tomó posesión la mañana de este día y murió cinco días después.

Hombre del sistema respaldado por una larga experiencia, don Nuño tuvo tiempo sin embargo de regalar más de un millón y medio de pesos para las obras del desagüe y de revisar las fortificaciones del puerto de Veracruz, puesto que los franceses andaban rondando como perros y se temía una invasión. Por todo eso el tataranieto de Colón alcanzó retrato y alguna clase de trato por parte de la historia, pues a pesar de su brevedad hizo más que algunos que gobernaron años. ¿Será?



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada