lunes, 1 de noviembre de 2010

No la chifle que es cantada


En 1922 es fusilado en Tepehuanes, Durango, el general Francisco Murguía, que perdió la proporción y se levantó en armas demasiado tarde.

Murguía fue maderista y luego carrancista leal. Acompaña a Villa en Durango y Chihuahua, y escolta a Carranza hasta su último refugio en Tlaxcalantongo.

Preso por un tiempo, vive luego en Estados Unidos, regresa a Durango y se levanta en armas contra el gobierno de Álvaro Obregón. Por eso, cuando lo aprehendieron lo fusilaron sin mayor trámite. “No la chifle que es cantada, mi general”.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada