jueves, 25 de abril de 2013

Conferencia universitaria



Fui invitado a dar esta conferencia sobre la materia del radio mexicano en la Universidad Interamericana de Puebla. Lamento que mi mensaje es más bien oscuro, pesimista respecto al radio, en el que observo desde hace décadas una creciente decadencia argumentativa, contrastante con sus presuntos avances tecnológicos.

Por lo que se aprecia en el cartel, la discusión de estas conferencias tiende a centrarse en el tema mercadotécnico. ¡Ay!, el callo más doloroso de la radio mexicana, un proceso que no se ha sabido afrontar con criterio ni inteligencia, que se ha dejado crecer como un monstruo construido a retazos por un enloquecido genio, que ha crecido, crecido, crecido hasta llegar en los meses altos, como diciembre, a competir en tiempos con su programación artística. He contado los minutos de un corte decembrino y he llegado a ¡diez minutos!, antes de abandonar la cuenta. Una retahíla de anuncios en formato de veinte segundos apilados como ladrillos de una construcción surrealista. Edificios planos, repetitivos, cacofónicos que vociferan en contra del auditorio, de la emisora y del propio producto que dicen anunciar.

Frente a un relativo avance de la publicidad audiovisual de la televisión, este departamento en la radio se ha quedado estancado en ese breve formato que obliga al anunciante a expresar a toda velocidad su mensaje, sin el uso de sus múltiples recursos –los recursos radiofónicos, digo-, géneros y argumentos infinitos como los del universo sonoro. Ruidos, señores, elefantes, mares, cascadas, moscas.

Ahora llega la radio en internet. Mucho entusiasmo, fierros, conexiones. Con tristeza, lo que he apreciado en las radios que algunos conocidos y otros desconocidos han instalado en la red es una reproducción improductiva de la radio de frecuencias. Animosos jóvenes y no tan jóvenes desesperados por hablar, poner sus musiquitas y, claro, enviar a corte. “¡Vamos a corte”. Ahora, ¡vamos a corte! Y en algunos casos, enajenados por sus deseos de producción, hasta copian anuncios “reales” de productos comerciales para ponerlos en su emisión que, claro, nadie les paga.

Mi mensaje, entonces, no es halagüeño. Mientras las universidades insistan en reforzar la visión mercadotécnica y organizacional por sobre el espíritu natural de los medios de comunicación, que es el artístico, nos seguiremos llenando de fierros relucientes, sonidos pulcros, impolutos y poderosos, con pobres contenidos. Qué digo pobres, ¡miserables!

Como el ánimo suicida tampoco está en mi agenda, mi mensaje modesto y anacrónico es voltear la vista, no al futuro, sino al pasado. Recuperar los grandes atributos de este maravilloso medio de comunicación que tanto emocionó al mundo en los años veintes del siglo pasado. Recuperar los géneros radiofónicos y sus infinitas posibilidades. Recuperar el universo sonoro, los sonidos de la radio: voz, música, ruidos del mundo y silencio dramático, que son las vocales de su ortografía, que es la forma completa de su redacción. ¿Cómo recuperar eso? También tengo respuesta para ello: a través del guión. Esa materia que antes era obligatoria en la currícula de comunicación y que ahora, en el mejor de los casos, ha quedado reducida a un taller opcional entre los educandos. O a nada. 

Ahí, mis queridos oyentes, está la única esperanza de la radio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada