viernes, 11 de noviembre de 2016

El Maguila

Los personajes que se atraviesan en nuestras vidas son demasiados como para llevar la cuenta, hay taxistas o vendedores callejeros o comerciantes que merecen por mucho el calificativo de personajes. Por lo general los dejamos pasar. En mi búsqueda de leyendas poblanas contemporáneas me topé con este personaje que todos los transeúntes de edificio Carolino del centro de la ciudad recuerdan con entusiasmo. El Maguila, que hoy hace méritos por convertirse en leyenda y cuyo perfil me fue contado por Flor Coca, ¡quién más, si no…!


El Maguila*

Una persona que era real y que se convirtió en leyenda fue el Maguila. Maguila se llamaba Alejandro y era un trabajador de la BUAP. Pertenecía al área de servicios, lo que ahora es servicios generales, que antes era prefectura, y era una de las personas que cuidaba las puertas. El Maguila dicen que se enamoró perdidamente de una muchacha que se llamaba Margarita, y que Margarita se enamoró de otra persona, entonces él decidió irse a vivir al Carolino. Vivía en el primer patio y tenía su recámara perfectamente puesta, con una televisión, una cama muy bien tendida y algunas otras comodidades; o sea, tenía un lugar donde vivir. Y él todos los días estaba ahí. Era el que abría la puerta muy temprano. Estamos hablando de los años setenta y ochenta, cuando murió. Debe haber muerto a finales de los ochenta. Entonces todo mundo lo conocía. Era un hombre muy alto, debería medir uno ochenta y cinco, tal vez más; corpulento, con el pelo largo, con una mirada un poco distraída, no extraviada, distraída, entonces por eso le decían Maguila, por los comics donde aparecía un gorila que se llamaba Maguila. Por eso le decían así, porque su aspecto era algo simiesco, aunque no era feo, era de facciones agradables, pero, por ejemplo, bañarse no era su pasión y se vestía con ropas holgadas, sucias y entonces todo mundo le decía el Maguila. Sin embargo, Maguila hablaba cuatro idiomas: ruso, inglés y francés, además de español; tenía la colección más impresionante de música clásica, cientos de discos, y además era un lector incansable, leía todo el tiempo. Se cuenta que para burlarse de todos, porque también le gustaba burlarse de todos los académicos, se metía a bañar a los tinacos del techo, que era el agua que durante la semana consumía la comunidad. A él le gustaba bañarse en los tinacos.
Vivió siempre ahí. Solamente salía los domingos, cuando se iba muy temprano, desde las 7 de la mañana, a visitar a su mamá que vivía en La Margarita. Desayunaba, comía con ella y se regresaba en la tarde al Carolino. No salía nunca del Carolino, nomás los domingos a ver a su mamá. Cuando su mamá murió, entonces él empezó a beber así, pero todos los días, empezó a adelgazar mucho, porque ya todo el tiempo bebía, supongo que comía muy poco y se fue deteriorando hasta que se murió.

Era un hombre que amaba muchísimo a la BUAP en general y al Carolino en particular, además era un hombre que en cierta forma protegía a los rectores, porque si alguien representaba alguna clase de riesgo, no le permitía la entrada. Hay una anécdota sobre una ocasión en la que no dejaba entrar a Alfonso Vélez Pliego al Carolino, estaba la cosa política al rojo vivo y Alfonso, que era mucho más bajo que él, le dijo “a mí no me vas a impedir el paso”, lo hizo a un lado y se metió. Todo mundo se asombró de que se pusiera contra Maguila, porque en realidad  Maguila, con un manotazo, lo hubiera mandado al suelo. Pero él protegía a la universidad, protegía a los rectores, como velador y guardián. Su puesto implicaba impedir la entrada de personas que pudieran causar algún daño a la universidad.
Él es una leyenda porque realmente fue un personaje muy importante durante veinticinco años en la universidad, todo mundo tenía que ver con él, nadie de esos tiempos desconocía quién era Maguila, y además era un hombre muy culto y pasaba por un cochis, como también le decían, a la argentina, que tengo entendido que significa mozo o intendente. Yo no he conocido cochises en la BUAP que sean cultos como él, y Alejandro, aparte de hablar idiomas y saber de todo, era uno de los hombres más cultos de la universidad.


*Maguila Gorila fue una serie de dibujos animados creada por los Estudios de Animación Hanna-Barbera entre 1964 y 1968 con el nombre el Show de Maguila Gorila.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada