viernes, 4 de febrero de 2011

Vivir sobre la tierra


“¿Cómo hay que vivir al lado de la gente
Me he doblegado,
sólo vivo con la cabeza inclinada
al lado de la gente.
Por eso me aflijo ¡soy desdichado!
He quedado abandonado
al lado de la gente en la tierra.

“¿Es verdad que nos alegramos
de vivir sobre la tierra?
No es cierto que vivimos y hemos venido
a alegrarnos en la tierra.
Todos aquí somos menesterosos.
La amargura predice el destino
aquí, al lado de la gente.”

Canto de la Huída de Netzahualcóyotl.

De entre los forjadores de cantos prehispánicos, Netzahualcóyotl es el de más amplia y merecida fama. Hijo de Ixtlixóchitl, el Viejo, y de Matlacihuatzin, que nació en Texcoco un 4 de febrero del año Uno-Conejo, es decir, 1402, en cuna noble que le ofreció una esmerada educación, ya fuera en el palacio paterno o bien en el Calmécac, donde pudo adentrarse en el conocimiento y sabiduría de sus antecesores, los toltecas.

En 1431, Netzahualcóyotl ascenderá al trono y reorganizará el reino de Texcoco. Como poeta, este singular rey se inclinó por hablar sobre la fugacidad de la existencia, de todo cuanto existe, así como de la muerte inevitable, la necesidad de decir palabras verdaderas y el enigma del hombre frente al dador de vida.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada