lunes, 2 de mayo de 2011

Lope de Vega y el telégrafo



En la revista Nexos de mayo 2011 se publica una trivia dedicada al telégrafo que me suscita un comentario que no puede ser breve, como los exigen los cánones de la opinión en las revistas en línea, por eso he decidido comentarlo aquí, donde no tengo restricciones, pues poseo alguna clase de influencia.

En una breve nota titulada Preinvención del telégrafo, la redacción de Cabos Sueltos agradecería a los lectores ayudar a desentrañar una incógnita heredada por Ezra Pound sobre un comentario que le hizo un español respecto a que el escritor del siglo de las Luces, Félix Lope de Vega, había profetizado el telégrafo inalámbrico. “He olvidado el pasaje exacto que él usaba para confirmarlo, pero por supuesto que lo creo”, escribió Pound.*

Sabido el interés por el tema telegráfico en este blog, me atrevo a especular respecto a las distintas respuestas que puede tener esta incógnita. En primer lugar la duda es coherente, pues se trata de telégrafo inalámbrico, que no lo sería si Lope hubiera “profetizado” el telégrafo alámbrico, pues desde el siglo XVI-XVII de su vida era poco menos que imposible imaginar la pila electrostática que Volta inventa hasta 1800 y que permite las transmisiones alámbricas de la telegrafía en código Morse. Pero la telecomunicación inalámbrica sí, pues este medio de comunicación se usó con diversos mecanismos al menos desde el año mil de nuestra Era, aunque es probable que se usara desde mucho antes. La forma aérea (visual y tonal) de las telecomunicaciones primitivas se efectuaron por medio de espejos que reflejaban el sol en la antigua China; las torres ardientes de los griegos, las señales de humo de los pieles rojas; el teponaxtle mesoamericano y una cantidad variada de aparatos de percusión africanos, sólo por mencionar los muy conocidos, de los que podría tener noticia el culto Lope, que vivió su vida entre 1562 y 1635.

En qué parte de la enorme literatura de 3.000 sonetos, 3 novelas, 4 novelas cortas, 9 epopeyas, 3 poemas didácticos y 1.800 comedias que se atribuyen a Lope de Vega podría encontrarse la mencionada referencia, nos sitúa necesariamente en el territorio de la especulación y la interpretación, pues con un solo vistazo a algunas de sus obras más famosas pude encontrar, si no claras, al menos discutibles señales de palabras que infieren una comunicación como la que nos ocupa. Veamos.

Lope habla de “ondas” mayores, aunque pequeñas, en Pobre barquilla mía:

“Igual en las fortunas,
mayor en las congojas,
pequeña en la defensas,
incitas a las ondas.”

En este mismo soneto, más adelante, menciona una suerte de transmisión aérea que no necesita velas, ni remos:

“Para los altos mares
no llevas, cautelosa,
ni velas de mentiras,
ni remos de lisonjas.”

En el soneto Canción Lope de Vega habla de inciertas vías que llevan sus sentimientos:

“tejiendo, llevan por inciertas vías,
las duras penas mías.”

En Serrana de plano habla de vidrios transparentes, resonancias y lo que podrían ser códigos de signos diferentes:

“y en círculos de vidrio transparentes
las divididas aguas resonaron,
y en las peñas los ecos diferentes.”

En el fragmento 8 de Rimas humanas Lope de Vega habla de la comunicación inalámbrica en donde uno (el mensaje de uno) viaja sin moverse:

“Ir y quedarse, y con quedar partirse,
partir sin alma, e ir con alma ajena,
oír la dulce voz de una sirena
y no poder del árbol desasirse.”

En la parte 9 del mismo soneto habla nuevamente de algo que viaja por el aire y produce un efecto (lo desata), haciendo referencia a mil palabras y un solo conducto:

“Vino un aire sutil, y desatólo
con blando golpe por la frente mía,
y dije a amor que para qué tejía
mil cuerdas juntas para un arco solo.”

En fin, hombres necios que especuláis sin razón. Concluyo que la supuesta duda de Ezra Pound era en realidad una broma de él mismo o de su amigo español. Sirve como excelente pretexto para leer un poco a Lope de Vega, nunca inútilmente, pensar en los significados de las palabras en la historia y en la literatura, del Siglo de Oro hasta hoy, el Siglo del Loro. Ahora, revisando a Lope, vislumbré que también profetizó la televisión ¿alguien podría ayudarme a encontrar el verso exacto?

En Rimas humanas hay un fragmento sugerente:

“!Dulce prisión y dulce arder por ellos;
sin duda que su fuego fue mi esfera,
que con verme morir descanso en ellos.”


* Nexos on line, 01 de mayo 2011. Fuentes de Nexos: Ezra Pound, The Spirit of Romance, New Directions, Nueva York, 1968; Eduardo Haro Tecglen, Lope de Vega, Ediciones Omega, Barcelona, 2001.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada