domingo, 12 de junio de 2011

Ana




El 12 de junio de 1926 nace Ana Frank, la torturada niña judía del Holocausto que escribió un diario publicado por su padre bajo el título de Las habitaciones de atrás, aunque lo conocemos mundialmente como El diario de Ana Frank.

La historia de esta niña me cautivó desde la primera vez que la escuché, aún cuando me fue contada sin demasiados detalles por alguien a quien no recuerdo. Posteriormente vinieron las películas inspiradas en su vida y finalmente el libro que me fue regalado en una edición muy elegante por mi estimado Miguel Ángel Domínguez.

Los escritos de Ana Frank relatan con extrema ternura la importancia que pueden adquirir los pequeños detalles de la vida, el valor de la sonrisa y el carácter justo de los seres humanos en condiciones infrahumanas. Sus escritos los hizo en su largo cautiverio de casi tres años cuando estuvo ella y su familia (además de otras cuatro personas) escondidas en la parte posterior de una casa en Ámsterdam, Holanda. Ana vivió ahí de los 12 a los 15 años, de tal forma que sus historias no tienen que ver con la política sino con la vida de una adolescente, pero a los ojos de la historias resultan profundamente políticas. Temas como: La tarea diaria en la comunidad: ¡Pelar papas!; Cuando el reloj da las ocho y media; Día de Embutidos; El Dentista; La codiciada mesita o El Anexo con ocho personas a la mesa, muestran el breve horizonte de su encierro.

Ana Frank fue capturada junto a su familia, excepto su padre, y llevada al temible campo de concentración nazi de Auschwitz en 1944, posteriormente a otro de nombre
Bergen-Belsen, donde murió de tifus el 12 de marzo de 1945, unos días antes de su liberación. Hoy cumpliría 85 años de edad.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada